El paso del tiempo

O el pas del temps.

I és que potser un dia som 3000, altre 100.000 i qualsevol altre 2.125.000 de persones les que cabem entre la plaça de la independència (què coses)  i le plaça colon de Madrid Capi.

A mi m’és igual. Jo ja sé que hi ha molta gent en contra de la decisió sobre De Juana Chaos, qui sap si eixa gent ha estat massa impregnada per les paraules que en els darrers dies, mesos i anys professa el PP. No és dolent, és bo que es discuteixen totes les coses que fa el Govern. Però hem d’acceptar que les paraules de Rajoy & Company no sonen a crítica, sonen a atac. Per exemple, una de les coses que han dit darrerament és que “Zapatero ja no té legitimitat”. Poden posar-se com vulguen, però Zapatero té tota la legitimitat del món, perquè aquells qui el votaren li la van donar. I és que ni tan sols va obtindre una majoria absoluta que li permetera fer allò que va fer Ánsar passant de tot i de tots a la guera d’Iraq, no. ZP ha hagut de pactar-ho tot, no és només el seu punt de vista, sinó que ha obtingut el recolçament de partits tan seriosos com CiU, CC o el CHA i d’altres no tan “seriosos” en el sentit estricte de definició d’un “bon espanyol” de “a pie”.

No té molt de sentit manifestar-se en recolzament d’un president. Però sí que m’agradaria deixar clar que estic d’acord amb la decisió que s’ha pres amb De Juana i que en aquest procés, jo recolze la política que du ZP.

Sé que no estic sol.

El paso del tiempo

Una gran proposta

Avui pel matí m’he aixecat sentint que l’actual Govern farà una llei que permetrà a qui ho vulga estudiar un màster. La proposta consisteix en concedir un préstec a l’estudiant que haurà de tornar-lo quan treballe i tinga una renda superior als 22.000€ anuals.

D’això ja vaig sentir parlar una vegada, i és una política que ja es du a terme a altres països europeus com Dinamarca i que permet a tots els estudiants estudiar un màster. Però el que és més important és que això és un instrument per aconseguir la igualtat d’oportunitats, perquè sobretot en el tema de màsters, només la gent amb més diners podia permetre’s el luxe de matricular-s’hi. I com que les empreses busquen aquest tipus de gent, doncs teníem finalment que la gent més rica ocupava els càrrecs més alts. Amb això aconseguim que gent amb menys diners puga accedir-hi.

Una gran proposta

Rendición

Si pudiéramos afirmar que en algún momento el actual Gobierno hubiera hecho un gesto de cambio -al que algunos llaman “cesión”, otros “concesión” y otros “rendición”-, sería la actuación respecto a De Juana Chaos.

Pero no nos equivoquemos. De Juana fue condenado hace muchos años por los delitos que cometió y cumplió su pena. Más tarde escribió dos artículos de opinión que lo llevaron a una nueva encarcelación.

Según la AVT y otras acusaciones, debía condenarse nuevamente a De Juana, unos 300.000 años -por dos artículos de opinión-. Está claro que esos artículos de opinión eran de todo menos amables y finalmente se han considerado como artículos que “enaltecen el terrorismo”. Pero por un artículo que “enaltece el terrorismo” no se puede condenar a una persona a 300.000 años de prisión -que es lo que pedía la AVT-. Efectivamente, la justicia en este país parece que funciona, y a De Juana se le ha condenado a 3 años de prisión por esos artículos.  Puesto que año y medio se lo ha pasado esperando la sentencia, pues ya sólo le queda otro año y medio.

Y es aquí donde el Gobierno ha hecho un gesto de cambio. Porque se le ha concedido que lo que le queda de pena, lo pase en casa en régimen de prisión atenuada.

Si tú lector, piensas que esto es inadmisible. Pero al mismo tiempo piensas en la reinserción social, plantéate tus principios. Puedes considerarlo bueno o malo, cada uno puede tener una opinión al respecto. Pero la opinión en este caso dirá mucho de ti. Porque si crees que no es justo, al igual que la AVT, estás considerando indirectamente que De Juana no ha pagado por sus delitos de sangre y que merece pasarse toda la vida en la cárcel. En ese caso, querido lector, no crees en la reinserción social de los asesinos. Supongo que consideras que esta gente, si no se arrepiente de sus crímenes, no puede volver a reinsertarse en la sociedad.

Pero hay que tener en cuenta que el hecho de que esta gente no se arrepienta, no quiere decir que vuelva a matar. Esta gente no se arrepiente por el simple hecho que lo que hicieron no lo hicieron porque sí, sino porque lo consideraban una lucha. Eso NO JUSTIFICA las muertes, y por eso De Juana estuvo en la cárcel, cumplió su condena. Pero no se puede condenar a una persona dos veces por el mismo delito, y no se puede pretender que el odio sea el que juzgue.

Pero esto, y la decisión del gobierno, son cosas distintas. No sé si esta decisión se debe a que la negociación con ETA sigue y este gesto ayuda a que el proceso siga hacia un fin dialogado de la lucha armada de ETA, pero ojalá sea así.

El problema es que el odio de muchas víctimas -justificado- se está inmiscuyendo excesivamente en el proceso. Las víctimas son completamente parciales y muchas de ellas parecen querer venganza por lo que les pasó a sus familiares. Y esto es así porque es así, porque a muchos de nosotros nos podría pasar lo mismo si matasen a un ser querido y sentiríamos el mismo odio. O no. Porque entre las víctimas hay distintas formas de pensar.

Pero piensen en una dirección u otra, en este mundo no puede juzgar la venganza. Debe juzgar la razón, y eso es lo que el Tribunal Supremo ha acabado demostrando: que De Juana ya pagó por sus delitos de sangre y ahora debía cumplir condena únicamente por los artículos de opinión que escribió.

Conceder prisión atenuada en este caso no es exagerado, no es ninguna “concesión” ni “rendición”, es un paso hacia el fin. Y por mucho que la AVT y otros colectivos se empeñen en decir que esto es inadmisible, lo que sería inadmisible es no acabar de una vez por todas con el terrorismo que lleva azotando casi 40 años a este país.

Acabar con el terrorismo no es decir “abandonen las armas” y ya está. NO. Acabar con el terrorismo será un proceso largo y complicado. Y hay que luchar por ello.

Tristes armas, si no son las palabras.

Rendición