Equilibrium

Article escrit el: 30/09/2005

Chikly me recomendó hace ya algo más de un mes que viese una película relacionada con todos aquellos libros que me he leído últimamente. La película me encantó. Sobre Equilibrium, Chikly escribió lo siguiente:


“No tengo por costumbre comentar películas que no se van a estrenar en España, pero “Equilibrium” es una excepción. Estrenada en el 2002 en Estados Unidos y en parte de Europa, no se ha traído a nuestro país por causas aun desconocidas por parte de la distribuidora. Me llamó mucho la atención el revuelo que ha causado esta película en la red, convirtiéndose totalmente en una película de culto, con páginas web repletas de información acerca de la historia, el universo y todo lo que la rodea, con rumores que señalan a que ha sido objeto de “boicot” debido a que es una película “incómoda” y que, desde algunos puntos de vista, hace pensar “demasiado”; incluso hay una campaña de firmas organizada para pedir que al menos, se traiga a España en DVD, ya que la única manera de verla es comprarla a través de distribuidoras de Inglaterra, USA o Alemania, o bien vía Internet.

Protagonizada por Christian Bale –conocido por su participación en American Psycho-, se convierte en una perfecta mezcla del 1984 de George Orwell, de “Un mundo feliz” de Aldus Huxley, y de la archiconocida Matrix. Aunque se trata de otra película acerca de un futuro sombrío y creíble (al estilo de Blade Runner), se deja ver con bastante soltura dado a los elementos del argumento y a las cuidadas escenas de acción, creando incluso una nueva forma de luchar en el cine, el “Gun-Kata”, totalmente espectacular y bastante chocante desde el punto de vida visual. Desde la angustia que entra al ver a unos personajes totalmente fríos y asépticos, sin sentimientos; a una sociedad convertida en una colmena, donde todos obedecen al “Padre”, una especie de dictador/ líder espiritual al que ven las 24 horas del día en gigantescos monitores, en las televisiones de casa y en el trabajo. Llama mucho la atención cuando todos los ciudadanos tienen que inyectarse su dosis de Prozium, la droga que les elimina los sentimientos, las increíbles alarmas, y miles de personas parándose al unísono en medio de la calle para introducir el Prozium en sus cuerpos, siendo detenido el que no lo haga al instante impresiona sobremanera. Cuando el protagonista, el Clérigo Preston, un frío asesino guardián del líder, olvida tomarse su dosis, empieza a ver el mundo de diferente manera, y empieza a “sentir”. Ya que sentir es el mayor crimen que se puede cometer, Preston trata de ocultar como puede sus sentimientos en medio de una sociedad deshumanizada y donde la libertad es un lejano recuerdo de tiempos pasados.

Es interesantísimo ver como en un momento de la película, Preston tiene la ocasión de escuchar un disco de Beethoven y por primera vez en su vida, llora de emoción. A partir de ese momento, su visión de la sociedad cambia totalmente.

Una película que hace pensar y reflexionar, y que a la vez que tiene un argumento de peso, también contiene escenas de acción, lo que hace que guste a un amplio espectro de público, siendo tanto divertida como adictiva y profunda a la vez.

Si eres un seguidor de las películas de Ciencia-Ficción tipo Blade Runner y no te importa verla en versión original con subtítulos en español, te la recomiendo altamente.”

Anuncis
Equilibrium

1984

Article escrit el: 01/08/2005

Bueno, ya me he terminado el libro.

Me ha parecido bastante duro finalmente, no por la lectura sino por la historia en sí.

Al final de libro, el protagonista deja por fin de lado todos sus pensamientos y recuerdos y acepta en el alma su amor al Partido y al Gran Hermano. Parece mentira que después de todo el sufrimiento y el dolor, de estar seguro que no llegarían al fondo de su alma… finalmente llegan y lo convierten totalmente, momento en que por fin lo matan.

Supongo que el autor trataba cómo podía ser una sociedad evolucionada de lo que pasaba en la URSS y la alemania nazi: un control total y absoluto sobre todas las personas y aquella persona contraria a las doctrinas, era destruida. Al final del libro da a entender que ese sistema era imperfecto, porque se mataba a la gente cuando todavía eran herejes. Lo que hay que hacer es convertir a esos herejes a la doctrina del Partido y al amor al Gran Hermano en cuerpo y alma.

Y nuestro protagonista, aunque nosotros deseamos lo contrario, finalmente cede.

No sé si el autor con este final pretendía, o bien dar a entender que como humanos somos totalmente egoístas en el fondo o en realidad nos muestra un “futuro” muy negro para que nos “rebelemos” contra él. La sensación que deja el hecho de que finalmente ese “mundo” de ciencia ficción sea finalmente un mundo donde la gente no duda de la realidad es bastante repugnante.

Hablando con un amigo, me comentó que a él lo que le parecía que practicábamos muchos es lo del “doblepensar”. Por lo visto “doblepensar” es ser capaz de mantener dos opiniones contrarias al mismo tiempo y aceptar las dos como válidas, como inválidas o una como válida y otra inválida según la ocasión. Este amigo comentaba que muchos lo practicamos a veces y otros muy a menudo.

El quid del “doblepensar” se basa en que de alguna forma no somos conscientes, sino que simplemente aceptamos lo que debemos aceptar según “la doctrina”. Bueno, el concepto es complicado y seguro que hay varias interpretaciones.

Al terminar el libro, y después de haber visto la película “THX1138”, no puedo más que recordar lo de la “sociedad dormida”.

Aunque nuestra sociedad se parece en ciertos puntos a la de “1984”, sigo considerando que el mundo de Farenheit 451 se parece mucho más. Además, Farenheit 451 acaba algo mejor… jeje

Apuntes para no dormirme: dudar y aprender.

Lecturas recomendadas:

Farenheit 451, de Ray Bradbury
1984, de George Orwell
La Caverna, José Saramago

Pelis relacionadas:

THX1138, de George Lucas
Farenheit 451 (está en video también)
Equilibrium (me la ha recomendado Chikly)

En fin pilarín, más corre el galgo que el mastín. Aunque si el camino es largo, más corre el mastín que el galgo. No obstante, los dos corren bastante.

1984

De 1984 a Farenheit 451

Article escrit el: 21/07/2005

He empezado a leer 1984.

No llevaré más de una cuarta parte del libro, pero me es suficiente como para buscar analogías, hacer reflexiones y asustarme un poco.

En 1984 la sociedad está totalmente reprimida en pensamiento y acción, nadie debe pensar o hacer algo que pueda considerarse fuera de lo normal. Nadie debe ser demasiado inteligente o demasiado tonto, ninguna persona puede poner en duda el modelo de sociedad impuesto por… ¿el Gran Hermano?. Trata también de la manipulación de la historia, los gobiernos hacen predicciones y si luego no se cumplen, falsifican todos los documentos, los rehacen de forma que ahora lo que se dijo ya no existe y se sustituye por unas predicciones que coincidan con lo que realmente ha pasado. Pero ya no sólo en ese aspecto, continuamente se rehace la historia para que todo pase según lo que dice o predice el Gran Hermano.

Analogía –> Hablando con un señor muy amigo mío (no es el amigo de mi abuelo, por si algunos se lo preguntan), me comentaba que cuando era joven siempre le estaban diciendo cómo debía actuar, qué debía hacer, qué debía pensar… y cuando no actuaba de esa manera, entonces había castigo (evidentemente, no el tipo de castigo que se relata en 1984).

El problema de dicho sistema es que no se sostiene por ningún lado, tratar de controlarlo todo y manipularlo todo es caro y casi imposible. Además, la historia nos ha enseñado que la represión despierta al hombre, que se rebela y acaba creando un nuevo modelo de sociedad. En los tiempos de más represión en España pasó realmente algo parecido: en un principio el control era casi total y había una caza enfermiza de todo lo que oliese a izquierda, republicanismo, comunismo o revolución; pero ese sistema poco a poco se fue “adormeciendo”, al contrario de lo que se cuenta en 1984 donde el proceso es al contrario. Es evidente que una población reprimida no es productiva y lo único que genera es pobreza. Por eso mismo el proceso natural fue el que fue, de alguna forma Franco evitó así una nueva revolución (no digo que lo hiciera conscientemente, sólo son reflexiones mías).

Farenheit 451 es más complicado. La sociedad es más simple, pero el modelo más complejo. En Farenheit 451 apenas existe una millonésima parte de la represión que existe en 1984. No se trata de una represión directa y dura, para nada. En F451 se podría decir que no existe: porque no es necesaria. Aparentemente es una sociedad normal, la gente se divierte, trabaja, cumple con sus obligaciones, está enganchada a la televisión… algo parecido, por no decir igual, a nuestra sociedad. Sin embargo, algo no es normal. El problema es que no hay nada fuera de lo normal, todo el mundo es normal y nadie en esa sociedad es capaz de planteárselo.
La gente se dedica al ocio, a la evasión, al disfrute de los placeres de la vida. Cuando la gente llega del trabajo lo que hace es ponerse a ver la tele para olvidar la dura jornada. La gente quiere cada vez teles más grandes para tener un mayor disfrute. Y nadie se plantea nada, la vida es como es y hay que disfrutarla.

Es un mundo donde se queman los libros.

Los bomberos en esa sociedad ya no apagan fuegos, los provocan para quemar todos los libros que encuentren. Saben que leer hace pensar a la gente y eso se evita.

En los remotos casos en los que alguien “despierta” y comienza a “darse cuenta de la vida”, al principio se deja pasar, pero si el caso persiste… se actúa. Uno no sabe exactamente ni cómo ni por qué.
Lo que más impacta de ese libro es que la gente no tiene casi memoria de lo que pasó, su mente tiene vagos recuerdos de lo que pasa o pasó, pero no se le da mucha importancia a eso: lo importante es disfrutar de la vida.

Analogía –> Existen aspectos que en el libro no tienen su analogía en la vida real. En el libro también hay “una mano del gobierno” que lo controla todo, pero no en el sentido de vigilancia, sino en el control del modelo de la sociedad y eliminar todas aquellas cosas que puedan producir cambios. En 1984 el objetivo a la larga es ese mismo.

Por eso digo “de 1984 a Farenheit”. Aunque la sociedad de 1984 está más avanzada tecnológicamente, no lo está en ese modelo de sociedad ya que se requiere una vigilancia total. Farenheit es una sociedad no tan avanzada, pero ese modelo de atontamiento general está mucho más avanzado.

Nosotros somos más complicados. Pero no hace falta pensar mucho para ver que nuestra vida no se aleja demasiado del atontamiento general. Somos libres de pensar y hacer lo que queramos, sin embargo cada vez pensamos menos y somos capaces de hacer menos cosas por nosotros mismos. Somos producto de nuestra sociedad, vivimos con respecto a un modelo de vida y nuestra mente está limitada a ese modelo, no somos capaces de mirar más allá.

Nos duele enormemente que mueran 190 personas en Madrid y no nos produce apenas sentimiento alguno que hayan muerto 53.000 civiles en Irak… ¡¡estamos ciegos!! y lo peor de todo es que lo sabemos pero nos da igual. Tenemos una vida que llevar, una vida basada en todo lo que hemos aprendido y lo que la sociedad nos ha enseñado. Y cada vez nos cuesta más poner en duda nuestra realidad.

Y dudo que haya un “Gran Hermano” detrás de todo, dudo que haya un “Gobierno” más allá controlando que todo sea como debe ser. Me da más la impresión que somos nosotros mismos quienes nos acomodamos, quienes hemos creado poco a poco una cárcel que no podemos ver y de la que no somos conscientes.

¿Es el hombre reprimido más libre?

A veces pienso que sería más rico (como persona) si hubiera vivido una guerra, si me hubieran reprimido o si la vida no fuese tan cómoda como es.

¿Tiende el ser humano a un modelo de sociedad basado en una vida más cómoda?…

Abre los ojos… abre los ojos… ¡despierta!.

De 1984 a Farenheit 451

Des de Montpellier (I)

A la faena ens van oferir fa unes setmanes anar a Montpellier a treballar durant un mes (a un colega i a mi). L’oportunitat era molt bona: treballar amb gent amb la qual normalment treballem pel xat de la faena, aprendre francès, viure a una ciutat molt xula…

Així que hui, dues setmanes després, ja estem a Montpellier. Tot i que acabem d’arribar, ja tenim la primera anècdota: el tren eixia de Barcelona a 3/4 de cinc de la vesprada i se suposa que arribava a 1/4 de deu de la nit. Doncs bé, hem arribat a 1/5 de dotze.

Quan hem arribat Portbou (últim poble de Catalunya abans de la frontera amb França, per la costa), el tren ha trigat molt en eixir. Allà es fa el canvi de vies, però pareixia que trigava més del que tocava. Al cap d’una hora i quart, el tren ha eixit cap a Perpinyà.

I quan hem arribat a Perpinyà, tot s’ha fotut. El tren s’ha quedat parat en aquella estació durant 1 hora més, i molta gent eixia del tren amb les maletes, però per allà no passava cap revisor que diguera res. Com més temps passava, més gent deixava el tren. En aquest punt el meu colega i jo estàvem molt ratllats: què collons se suposa que havíem de fer? A tota la gent que preguntàvem, ningú no tenia res més que una vaga idea del que passava: «Hi ha hagut un accident a Montpellier» deien uns. He anat al bar, he preguntat a la cambrera, i m’ha explicat que pel que sembla, a un revisor de no sé on (teòricament a França) li havien donat una pallissa, i que per això tots els revisors de tota França estaven en vaga.

Al final hi ha hagut una onada de gent que marxava del tren correns. I nosaltres els hem seguit. Sembla que passava un altre tren que sí que anava a Montpellier. Doncs allà hem anat nosaltres. Aquest segon tren era una espècie de rodalies que recordava molt als anys 80, amb el terra inclinat cap arrere…

El tren ha eixit cap a Montpellier (per fi) i res, ja estàvem més tranquils. La nostra sorpresa ha arribat quan en arribar a una estació (Béziers, crec), hem vist com el Talgo que havíem abandonat ara ens passava al davant.

Finalment, quan hem arribat a Montpellier, el Talgo ja feia estona que havia arribat. Així que ja veieu de què ens ha servit el canvi.

Com bons catalans, no volíem pagar taxi, i hem decidit anar a l’hotel caminant. 25 minutets per carrers buits i amb frescoreta. Però per fi a Montpellier i amb ganes d’aprendre molt aquest mes.

Un primer dia divertit! (però esgotador)

Des de Montpellier (I)